Agua en el oído: cómo manejarlo y prevenir complicaciones

Todos hemos experimentado esa molesta sensación de agua atrapada en el oído después de una ducha o un chapuzón en la piscina. Aunque suele ser una molestia temporal, si el agua permanece en el oído durante demasiado tiempo, puede llevar a complicaciones como inflamaciones. ¿Cómo se puede manejar esta situación y cuándo es el momento de buscar ayuda profesional?

Identificando el Problema

La sensación de tener el oído taponado por agua es bastante distintiva: un crujido en el canal auditivo, ruidos amortiguados y, en ocasiones, mareos. Aunque en la mayoría de los casos el agua drena por sí sola, en otros, puede persistir y causar problemas. Si el agua, junto con agentes como el cloro o la sal, permanece en el oído, puede dañar la capa protectora del mismo, aumentando el riesgo de infecciones.

Maneras Seguras de Eliminar el Agua

Si siente que el agua no se drena por sí sola, hay varias maneras de intentar eliminarla:

  1. Movimientos de Cabeza: Incline la cabeza hacia el lado afectado y salte suavemente con el pie opuesto.
  2. Pañuelo: Introduzca cuidadosamente la punta de un pañuelo en el canal auditivo para absorber el agua. Evite empujarlo demasiado profundo.
  3. Secador de Pelo: Use un secador de pelo a una distancia segura y en el ajuste más bajo para evaporar el agua.
  4. Gotas para los Oídos: Si sospecha que un tapón de cera está bloqueando el agua, las gotas para los oídos pueden ayudar a ablandar la cera.

Es esencial evitar introducir objetos en el oído o realizar movimientos bruscos, ya que esto puede empeorar la situación o causar lesiones.

Agua en los Oídos de los Más Jóvenes

Los niños son especialmente susceptibles a las complicaciones derivadas del agua en el oído debido a su anatomía y a un sistema inmunológico en desarrollo. La otitis media, una inflamación del oído medio, puede desarrollarse rápidamente en niños si el agua contaminada entra en el oído. Si un niño muestra síntomas de dolor, secreción o audición reducida, es esencial buscar atención médica.

Prevención es la Clave

Para aquellos que disfrutan de actividades acuáticas, usar tapones para los oídos puede ser una excelente manera de prevenir la entrada de agua. Los tapones de silicona, como los disponibles en Gaes, son ideales para este propósito. Además, mantener una higiene adecuada del oído, evitando la limpieza excesiva y el uso de bastoncillos de algodón, puede ayudar a prevenir problemas.

En resumen

Mientras que el agua en el oído suele ser una molestia temporal, es esencial manejarla adecuadamente para evitar complicaciones. Si la sensación persiste o si hay signos de infección, es crucial buscar atención médica. Con las precauciones adecuadas y un cuidado oportuno, se puede garantizar la salud y el bienestar del oído. Si tienes dudas acude a un centro auditivo especializado o a tu médico.

Últimos artículos

Scroll al inicio